¿Que es la Candidiasis?

, el por .

En este articulo vamos a intentar explicar qué es la candidiasis. La levadura común Cándida albicans está presente en todas las personas. Es un hongo levaduriforme que se encuentra en: la boca, la garganta, el esófago, el intestino y el tracto genital. Vive normalmente del tubo digestivo, sin causar ningún perjuicio. En ocasiones puede multiplicarse y llegar a provocar una enfermedad importante debido a la debilidad del sistema inmunológico, produciéndose la infección llamada candidiasis. Se cree que su crecimiento produce numerosos síntomas diferentes formando parte de un sistema médico complejo: el de la levadura o candidiasis crónica. Los principales sistemas orgánicos más sensibles son el digestivo, el endocrino, el urogenital, el nervioso y el inmunitario. También se ha atribuido al crecimiento de la cándida albicans el desarrollo de alergias. El crecimiento de la cándida albicans se asocia muy a menudo con el uso continuado de antibióticos, que destruyen las bacterias saprofitas, las cuales contribuyen a mantener el control sobre ella. Cuando se extendió el uso de los antibióticos se observó de forma inmediata un aumento de las infecciones por levaduras. Al principio se administraban con frecuencia fármacos antifúngicos, junto con los antibióticos, para evitar este problema. Por alguna razón, esta práctica ha caído en desuso. Por tanto, el síndrome de la levadura o candidiasis crónica se conoce desde hace mucho tiempo. Sin embargo, numerosos médicos ,y el público en general, no son conscientes de la magnitud del problema hasta que autores como Orion Truss y William Crook lo evidencian. Además del uso de los antibióticos, el crecimiento de la cándida albicans en el tubo digestivo es a menudo el resultado de la utilización de otros fármacos, como corticoides y anticonceptivos orales, causando la ausencia de secreciones digestivas. Otro de los factores predominantes es la presencia de demasiados azúcares en la dieta.

candidiasisDado que la candidiasis puede afectar a diversas partes del organismo (las más frecuentes son: la boca, los oídos, la nariz, el tracto gastrointestinal y la vagina), los síntomas son muchos y muy variados. Entre ellos están: diarrea, colitis, dolor abdominal, dolores de cabeza, mal aliento, prurito rectal, impotencia, pérdida de memoria, cambios anímicos, prostatitis, aftas, acidez estomacal recurrente, dolores musculares y articulares, dolor de garganta, congestión, tos persistente, adormecimiento de la cara o las extremidades, sensación de hormigueo, acné, prurito severo, obstrucción de los senos paranasales, síndrome premenstrual, escozor en la lengua, marcas blancas en la lengua y en la boca, fatiga extrema, vaginitis, infección en los riñones y la vejiga, artritis, depresión, hiperactividad, hipotiroidismo, problemas adrenales, e incluso diabetes. Los síntomas empeoran si el enfermo está en un lugar húmedo, y después de consumir alimentos con azúcar y/o levadura. Debido a que sus síntomas son tan abundantes y variados, esta enfermedad se suele diagnosticar mal.

Si la cándida infecta la vagina se produce una vaginitis, que se caracteriza por un abundante flujo blanquecino-amarillento y escozor intenso. Si infecta la cavidad bucal, se denomina afta, que se manifiesta por la formación de ulceras blancas en la lengua, las encías y el interior de las mejillas. En los bebés, las placas blancas del afta oral parecen restos de leche. Este hongo se puede trasmitir a los pezones de la madre a través de la lactancia, lo que puede conducir a una situación en que la madre infecta al bebe y el bebe infecta a la madre continuamente. El afta, que también puede afectar a los genitales del bebé, se confunde a veces con la dermatitis del pañal. La infección por cándida también puede provocar afta de atleta o dermatitis de la entrepierna. Si se extiende por todo el cuerpo, se la conoce como candidiasis sistémica. En los casos más graves, la cándida viaja por el torrente sanguíneo e invade todo los órganos del cuerpo, hasta que produce un tipo de envenenamiento sanguíneo llamado septicemia por cándida. Esta enfermedad suele presentarse en fases avanzadas de enfermedades graves, como sida o cáncer. Aunque en pocas ocasiones se transmite por vía sexual, es muy frecuente en los bebés y en las personas con un sistema inmunológico débil. Prácticamente todos los pacientes de sida presentan alguna clase de infección por hongos. Es probable que la cándida prolifere en algún lugar del organismo de todas las personas que han tomado antibióticos durante periodos largos, o que toman antibióticos a menudo. Estos fármacos debilitan el sistema inmunológico y destruyen las bacterias beneficiosas que suelen mantener bajo control a la cándida. Cuando prolifera, este hongo libera toxinas debilitando aún más el sistema inmunológico. Otros factores que aumentan la probabilidad de contraer una infección por hongos son el embarazo y el uso de fármacos corticosteroides. Las personas que tienen infecciones por cándida suelen padecer también alergias alimentarias. Como resultado de la combinación de una o más alergias a los alimentos con el hongo cándida albicans se puede desarrollar afta oral, de atleta, dermatitis de la entrepierna, hongos en las uñas de las manos o de los pies, e incluso dermatitis del pañal. Los síntomas de algunas alergias alimentarias, y los de la intolerancia a ciertas sustancias del medio ambiente, se parecen mucho a los síntomas de la candidiasis. Para complicar aún más la situación, algunas personas que sufren de cándida también desarrollan intolerancia a determinadas sustancias ambientales. Muchas no toleran el contacto con el caucho, los productos derivados del petróleo, el tabaco, el humo de los tubos de escape y los olores de muchos productos químicos.

Escrito por Natur Enter 1

En Naturenter trabajamos en lo que creemos, por eso nos preocupamos por la salud de nuestros clientes: SOMOS LO QUE COMEMOS. Todos los productos ecológicos que encontrará en nuestra tienda proceden de una cuidada agricultura sostenible y biológica, de primera calidad y con certificación Eco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *