HIPERTENSION: concepto.

por .

shutterstock_44319964Presión arterial elevada (Registro repetible de la presión arterial (PA) superior a 150/90mm Hg.). Podríamos afirmar que la presión sanguínea es la fuerza con la que la sangre presiona las paredes de los vasos sanguíneos. Por lo general, las personas que tienen una tensión arterial alta no tienen síntomas, descubriendo su existencia de manera fortuita o a través de un susto inesperado. No es una enfermedad sino un signo bastante frecuente en nuestro país, siendo su prevalencia de 35%, aunque en adultos de edad media puede llegar a 40% y en mayores de 60 años a un 68%, afectando en total a cerca de diez millones de personas. Dado que la hipertensión se asocia con un aumento de la enfermedad cardiovascular y de las muertes, el control de la presión arterial se hace imprescindible para el pronóstico y diagnóstico médico. La hipertensión se puede dividir en dos grandes categorías según su origen:

Hipertensión primaria o esencial, hace referencia a un aumento de tensión debido a causas desconocidas. Aquí se encuentra el 92% al 94% de los casos de tensión arterial elevada y más que a una causa concreta, son muchos los factores que contribuyen al problema,como son la obesidad, el consumo de alcohol, el consumo de sal, etc. (lo estudiaremos más adelante)

Hipertensión secundaria (entre el 6% al 8%), es un término que hace referencia al aumento de la tensión debido a los siguientes factores:

  • Un problema renal en el que cualquier situación que afecte la capacidad de los riñones de excretar (eliminar) sal y agua va a dar como resultado un aumento de la presión arterial. Un 80% de los casos de hipertensión secundaria son de origen renal.
  • Algunos de los problemas renales que pueden estar asociados a la hipertensión: glomerulonefritis, insuficiencia renal u obstrucción o estrechamiento de vasos renales.
  • Un problema hormonal (endocrino): típico de problemas relacionados con las glándulas adrenales.
  • Una alteración del embarazo: durante el embarazo, aunque no es habitual, puede darse una situación de preeclampsia, donde se dará un aumento peligroso de la tensión arterial en los tres últimos meses de embarazo, siendo su causa desconocida. La situación de preeclampsia puede derivar en una situación seria llamada eclampsia donde la hipertensión es severa (hay náuseas y vómitos, temblores y edema pulmonar) poniendo en riesgo tanto la vida de la madre como la del hijo.
  • Otros: el consumo de ciertos fármacos (anticonceptivos con estrógenos); el consumo excesivo de regaliz, o alimentos como los quesos curados o productos enlatados ricos en tiraminas, puede interferir con determinados fármacos y causar hipertensión. A esta lista habría que añadir el estrés, la obesidad y la ansiedad. Por último, comentar que el consumo regular de ciertas drogas (cocaína) puede derivar en problemas serios de hipertensión.

En  EE.UU se estima que el número de personas con hipertensión (presión arterial superior a 160/95 mm Hg) corresponde al 20% de la población adulta de raza blanca, y el 30% de la población adulta de raza negra. Estos valores casi se duplican si se considera como límite superior la normalidad sal Valor 140/90 mmHg.

La tensión sanguínea se mide con aparatos mediadores de mercurio o digitales. Dichos aparatos detectan dos medidas: la presión alta y la baja, o lo que es lo mismo: la presión que la sangre ejerce sobre las paredes interiores de los vasos sanguíneos cuando el corazón está contraído (sístole que es la alta), y cuando está relajado (diástole que es la baja). La presión sanguínea se mide en milímetros de mercurio (mmHg).

Nota: a modo orientativo, se dice que la tensión arterial es óptima cuando la baja es la mitad de la alta más uno.

La hipertensión suele deberse, en la mayoría de los casos, a una pérdida de elasticidad de las paredes de los vasos sanguíneos que cada vez se hacen más rígidos. Esto se debe principalmente a la formación de placas de ateroma en las paredes. El resultado es que la misma cantidad de sangre tiene que pasar por un espacio muy reducido y semirrígido, lo cual sólo puede conseguirse con una mayor presión (conseguida con mayor esfuerzo de bombeo por parte del corazón). Si a esto añadimos que por efecto de los nervios y hormonas los vasos sanguíneos tienden a contraerse, estaremos contando con una resistencia adicional al paso de la sangre, factor adicional que provocaría un aumento de la presión. Finalmente, si los riñones no son capaces de eliminar líquidos al ritmo requerido, ese sobre exceso de líquidos va a aumentar el volumen circulante a través de los vasos sanguíneos, aumentando con ello la presión dentro de los mismos.

Escrito por Natur Enter 1

En Naturenter trabajamos en lo que creemos, por eso nos preocupamos por la salud de nuestros clientes: SOMOS LO QUE COMEMOS. Todos los productos ecológicos que encontrará en nuestra tienda proceden de una cuidada agricultura sostenible y biológica, de primera calidad y con certificación Eco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *